Rinoplastia importancia, riesgos y cuidados de la cirugía

Intervención quirúrgica destinada a la transformación de la nariz, la rinoplastia da como resultado la corrección de algunas deformaciones nasales y al mismo tiempo beneficia a la persona ya que el equilibrio facial muchas veces refleja la seguridad de ésta en su entorno, cuando los resultados son satisfactorios y el paciente observa las diferencias, puede disfrutar de una nariz perfecta.
Debemos tomar en cuenta que la rinoplastia como cualquier operación no solo sirve para tener una nariz bien definida, hay cosas que debemos contemplar al someternos a dicha intervención.
Para la rinoplastia se requiere llevar a cabo previamente algunos exámenes médicos para cerciorarnos de detectar cualquier anomalía que pudiera contraindicar la operación de nariz. La piel de la nariz deberá estar libre de inflamaciones o infecciones de origen viral que puedan entorpecer dicha intervención.
En caso contrario el cirujano especialista nos dará indicaciones sobre lo que debemos hacer para cuidar esta parte del cuerpo y poder realizar posteriormente la cirugía.
La rinoplastia debe llevarse a cabo aplicando anestesia general o local y existen 2 tipos de procedimientos según las condiciones y características de la persona. La rinoplastia cerrada, es el método más común, se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no quede visible ninguna cicatriz externa.
La rinoplastia abierta se usa para casos con mayor grado de dificultad por ejemplo para la transformación de grandes deformaciones. En dicho procedimiento se deja una pequeña cicatriz, (la cual desaparecerá en pocos meses con los cuidados pertinentes), se hace un corte de las membranas de la punta así como del dorso en donde el cirujano accederá directamente a las estructuras del órgano.
La rinoplastia es un procedimiento ambulatorio, es decir no se requiere quedarse a dormir en el hospital o la clínica. Sin embargo, si el paciente tiene muchas molestias, puede quedarse bajo supervisión médica durante 24 horas.
Por otro lado el paciente deberá tener ciertos cuidados y seguir las indicaciones de su médico después de la operación para restablecerse completamente. A pesar de que se pueden presentar algunos moretones e inflamación en los días siguientes a la intervención, el paciente no sufrirá dolor ya que se le recetarán analgésicos para que pueda sobrellevar el proceso de recuperación.

Fuente: Rostrum

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *