Eligiendo el vestido de novia

Tras aceptar la invitación de matrimonio de tu pareja, todo es vertiginoso.

Preparación de los detalles, invitaciones, pastel, con quién se sienta quién… “No puedes poner a tu tía abuela del pueblo con el hijo mayor de mi prima. No te acuerdas en la última boda lo qué pasó?”.

Hay tanto por hacer…

Y algo importantísimo que tiene que quedar perfecto. El vestido de novia. Por lo que empiezas preguntado a tus amigas, dónde se compraron el suyo o en qué tienda tienen los mejores.

Vestido de novia

Vestido de novia

Vas a la tienda que te dice tu tía, a la que te recomienda tu amiga, incluso a la que tu vecina del quinto se probó uno una vez antes de que su pareja la dejara por otro…

Nada, nada y nada. Te ves como “otra novia” al probarte todos esos vestidos, y no puedes sentirte en tu día. Éste tiene que ser especial, único. Pero… cómo hacerlo con unos modelos que no están pensados para ti, sino que están prefabricados para el gran público… Que lo que tenías pensado para tu vestido, no existe. Que el que tenía una cosa, le faltaba otra.

Cuando la desesperación se apodera de ti, cuando ya no estás seguro de poder tenerlo para el día de la boda, es cuando esa persona que tan buenos consejos siempre nos ha dado nos dice: Y si pides que te lo hagan a medida?

Entonces buscas a una atelier que sea capaz de hacer realidad nuestro vestido de ensueño. Encuentras a Mar Casanovas y ves las posibilidades que existen. Te asesoran según lo que mejor te sienta y, tras unas sesiones,  lo tienes! Es perfecto, este detalle aquí, ese volante allá…

Y ya estás perfecta para el día más importante de tu vida y dejar con la boca abierta a todos los asistentes.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *