El arbol del Argán

El Argan (Argania spinosa (L.) Skeels) es un árbol endémico de Marruecos, que constituye la segunda reserva forestal del país, después del roble del olmo y justo antes del thuya. Es un árbol que puede vivir hasta 200 años.
La plantación de árboles del Argan se extiende aproximadamente en 750000 ha, en el triángulo formado por Essaouira, Agadir y Taroudant. Este árbol de la familia de las Sapotáceas, es particularmente resistente a las condiciones secas y áridas de esta zona. Puede tolerar de hecho las temperaturas que van de 3 hasta 50°C, y se conforma con un nivel de lluvias muy escaso.

Superviviente de la era terciaria, su capacidad de resistencia al calor y a la sequedad, permitió que él se adaptara a los suelos más pobres.
El Argan crece de manera salvaje y en abundancia en las regiones áridas y semiáridas del Sur-oeste de Marruecos, donde representa un elemento irreemplazable en el equilibrio ecológico y en la salvaguardia de la biodiversidad. Gracias a su poderoso sistema de raíces, contribuye al mantenimiento de la tierra y permite luchar contra la erosión de las aguas y del viento que amenazan desertificar buena parte del área. El Argan tiene un gran interés económico porque es un árbol con múltiples usos. Se puede aprovechar cada parte del árbol y es un alimento o una fuente de ingresos para el usuario. El árbol del Argan asegura la subsistencia de casi 3 millones de personas incluyendo 2.2 millones en áreas rurales. Las varias producciones del árbol del Argan proporcionan más de 20 millones de días laborables que incluyen 7.5 millones de trabajo sobre todo femenino por la sola extracción del aceite del Argan.

Precisamente, el árbol del Argan desempeña un papel socioeconómico y ambiental de primera importancia en estas áreas geográficas. Su estatuto legislativo particular (Dahir de 4 de Marzo 1925 y las especificaciones referentes a las prácticas agrícolas debajo del Argan del 20 de Julio 1983) regula una plantación nacional en la cual el derecho de uso concedido a las poblaciones locales es muy amplio: derecho de recoger fruta y recolectar madera para uso doméstico, derecho de paso.

Afortunadamente, victima de su misma riqueza y de la evolución de las costumbres de la vida rural y del clima, el Argan se ha debilitado. Su sobreexplotación agrícola, la erosión del suelo, la extensión del desierto, la remoción de los árboles y su sustitución por las culturas intensivas, son algunas de las muchas agresiones sufridas por esta herencia única. En menos de un siglo, más de la mitad de la plantación desapareció y la misma densidad media pasó de 100 a 30 árboles por hectárea.

La importancia de proteger el árbol del Argan se ha convertido en una cuestión clave para las autoridades locales y también para las autoridades internacionales. Han nacido muchas iniciativas para preservar y para desarrollar el árbol del Argan y para parar su regresión. La UNESCO y el Estado de Marruecos clasificaron el árbol marroquí del Argan como reserva de la biosfera (RBA) en 1998.

Para cambiar esta tendencia, fue emprendido por el gobierno marroquí, algunos gobiernos extranjeros y muchas organizaciones no ubernamentales, un programa del estudio del argan y del árbol del argan, en el cual las preocupaciones ecológicas y económicas están estrechamente relacionadas.

 

www.luxfourcosmetics.net

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *