De aquí a tres años no habrá ningún medicamento que cueste menos de tres euros

Juan Manuel León es farmacéutico  desde 1975. Actualmente regenta una conocida farmacia de Sevilla especializada en la formulación magistral
Juan Manuel eligió ser farmacéutico no por tradición sino por vocación y porque quería tener una profesión liberal. Así que tras licenciarse en 1975, primero abrió una farmacia en su localidad de origen, Dos Hermanas, y luego se fue a Sevilla para abrir un establecimiento más grande por querer vivir en la ciudad. Define su farmacia como una botica de tipo medio, especializada en formulación magistral pero que poco a poco va añadiendo líneas de producto relacionadas con la cosmética dermatológica: fotoprotección, antienvejecimiento, dermatitis seborreica y todo lo relacionado con pigmentaciones. Dice el farmacéutico que su pretensión es que la piel esté sana porque es la única manera de que esté bella: “Procuramos que las mujeres lo primero que se pongan a diario sea un filtro solar, el sol que hace en Sevilla en enero es peor que el de Londres en agosto“.

Defensor de la receta electrónica, Juan Manuel hace mucho hincapié en que este procedimiento, además de ser más seguro que la receta manual, ha demostrado que la población no almacena medicamentos sino que retira únicamente los que necesita: “querría felicitar a los andaluces porque han demostrado que si tienen un medicamento en casa no lo retiran, no es cierto que quieran almacenar por almacenar”. Por este motivo el boticario ve con tanto recelo la posibilidad de que la Seguridad Social deje de subvencionar medicamentos que cuesten menos de tres euros. Cajas en ristre, nos va comparando los precios de medicamentos que antes pasaba el seguro con los que todavía gozan de protección. En todos los casos los primeros han duplicado e incluso triplicado el coste para los pacientes desde que su precio es libre y esto es lo que teme el farmacéutico que pase en todos los casos “un medicamento que cueste ahora 67 céntimos pasará a costar más de tres euros y eso va a ser muy perjudicial para los usuarios”. Otros recortes, sin embargo, reconoce ya afectan duramente a todo el sector farmacéutico como son la restricción de márgenes o la aportación a la Seguridad Social según ventas. Afirma que lo están notando porque les cuesta mucho más alcanzar un pequeño margen de beneficios que antes si obtenían.

Sobre la dispensación de genéricos, el farmacéutico defiende que el protagonismo de elegir qué medicamento se dispensa lo debe tener el médico y que ellos no deben pretender tener. Al paciente, asegura, se le debe dar lo que le receten. “A nosotros no nos afecta, en todo caso si a la industria. Es como el famoso copago, que más bien sería repago. Es un tema de la seguridad social con sus asegurados, por lo tanto debería pagarse en la consulta del médico”. Juan Manuel añade que, aunque como farmacéutico no le afectaría como si le afectan otras medidas que han reducido notablemente el volumen de negocio de todo el sector, como ciudadano no le parece bien.

http://imfarmacias.es

www. imfarmacias.es

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *